El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) informa a sus afiliados que la Sala I de la Cámara Federal penal porteña rechazó el planteo tendiente a reponer en sus puestos a los dirigentes del gremio, que no están procesados en la causa que tiene preso al último secretario general, Omar Suárez.

Así lo decidieron por mayoría los camaristas jorge Ballestero y Leopoldo Bruglia, contra la opinión en solitario de Eduardo Freiler, el tercer integrante del tribunal. La sentencia declaró “inadmisible” el recurso de queja que había planteado la abogada Viviana Migliaccio.

La presentación judicial se funda en que los actuales interventores -Alfredo Bertonasco y el director general, Roberto Porcel, tienen mandato judicial y del Ministerio de Trabajo para convocar a elecciones para fin de año, aunque todavía no fijaron fecha. Entre sus recomendaciones está la depuración de padrones, medida que incluye excluir a todos aquellos que tengan cuentas pendientes con la Justicia.

De hecho, en el SOMU ya se comenzó a trabajar en la incorporación  de la boleta única electrónica para llevar a cabo las elecciones dentro de la entidad sindical.