El nuevo interventor judicial del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU)  Alfredo Bertonasco inició una recorrida por las seccionales del gremio.

Junto a su equipo de colaboradores, esta vez visitó Mar del Plata, con el propósito de “conocer en profundidad lo que está sucediendo en esta seccional. La idea es tener contacto directo con los afiliados para conocer sus necesidades. Los marineros son personas que lamentablemente han tenido sus derechos cercenados durante muchos años por una dirigencia que optó por apropiarse de los recurso del gremio sin darle a los trabajadores lo que les corresponde”, señaló Bertonasco, durante una entrevista con el Diario La Capital.

Asimismo, sostuvo: “Nos encontramos con una institución obsoleta y llena de vicios. Seguimos buscando y encontrando elementos para la investigación, corroborando que hay altos dirigentes y miembros de la comisión directiva involucrados, algunos de los cuales siguen actuando. Por eso estamos considerando un proyecto para expulsar a los afiliados involucrados en las causas judiciales“, continuó.

La otra misión de Bertonasco consiste en avanzar con el proceso de normalización del sindicato. “Para eso estamos saneando los padrones, en los que estamos detectando múltiples irregularidades, para cumplir con un cronograma que nos permita celebrar elecciones transparentes, en las que los afiliados puedan elegir a una nueva dirigencia“, explicó.

Bertonasco subrayó también su compromiso de trabajar para “devolverle la dignidad al trabajador” poniéndole fin a la “discrecionalidad” que condicionaba las posibilidades de los marineros de acceder al trabajo.

“Hay consignas muy claras de parte del ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triacca, en cuanto a convertir al SOMU en un caso modelo, en el que se puedan celebrar elecciones transparentes y con voto electrónico. Sumado a esto en breve iniciaremos la discusión paritaria y estamos trabajando muy fuertemente en la capacitación para que a través de la escuela del gremio los afiliados accedan a formación en cursos certificados y también procuraremos que en los cargos directivos se cumpla con el cupo femenino“, explicó.

“Vamos a garantizar por primera vez en 30 años que haya elecciones en las que los afiliados pueda decidir libremente a quién votar. Nuestra misión consiste en dejar un sindicato moderno y con una renovación de su dirigencia. Tenemos el compromiso de cumplir con los plazos y lo vamos a hacer en la medida que tengamos la colaboración de los afiliados”, concluyó.