El tiburón ballena (Rhincodon typus) es el tiburón más grande que existe, por detrás en tamaño le sigue el tiburón peregrino. El tiburón ballena es pez cartilaginoso, de sangre fría y ovovivípero, es decir que pone huevos pero estos permanecen dentro del cuerpo de la madre hasta su desarrollo.

Su longitud puede alcanzar los 14 metros, aunque por lo general mide de 10 a 12 metros y su peso puede superar las 15 toneladas.

El tiburón ballena es fácil de identificar por su enorme tamaño, tiene un color gris azulado con dos tipos de manchas; puntos con rayas verticales y horizontales. La parte de abajo, su vientre, es de color blanco. Su forma es alargada y delgada con una aleta dorsal, largas aletas pectorales y una gran cola. La piel del tiburón ballena alcanza en algunos sitios los 10 cm de espesor.

Su boca es la otra gran diferencia con el resto de tiburones, un ejemplar adulto puede tener una boca con una anchura de hasta 150 cm. No tiene los feroces dientes característicos de los tiburones, aunque sí posee unas 300 hileras de dientes de un tamaño menor a los tres milímetros. Puede abrir su boca enormemente, filtrando grandes cantidades de agua en busca de alimento. Se alimenta de pequeños peces, crustáceos, calamares y plancton. Traga alrededor de 6000 litros de agua por hora, filtrando el plancton a través de las branquias cartilaginosas y expulsando el agua después. Cuando las branquias ya han atrapado suficiente alimento, cierra la boca y se lo traga. El tiburón ballena es capaz de cazar grandes bancos de peces de considerable tamaño, como sardinas y jureles, también les encanta el krill (crustáceos pequeños parecidos al camarón).

Su área de distribución es cercana al ecuador, extendiéndose desde los 30° de latitud norte hasta los 35° de latitud sur. El tiburón ballena es difícil de ver, son bastante imprevisibles y los aficionados al submarinismo no tienen muchas posibilidades de encontrarse con ellos. Habitualmente prefieren el mar abierto pero en algunas épocas del año se acercan a las costas atraídos por grandes cantidades de alimento. Hay zonas como las Seychelles, el Mar de Andaman en Tailandia y Christmas Island en Australia donde las posibilidades de estos avistamientos son mucho mayores. Otras zonas con posibilidades de avistamientos son el Caribe, Golfo de Méjico, norte de las Galápagos, Cocos, Malpeco, Mar de Cortés, Hawaii, Papua Nueva Guinea, Indonesia, Mar de Andamán, Las Islas Maldivas, el Mar Rojo, Sudáfrica y Natal.

A pesar de que el tiburón ballena es totalmente inofensivo para el ser humano, hoy se encuentra gravemente amenazado. Los humanos son su mayor enemigo, las colisiones contra barcos y la pesca en países como India y filipinas han mermado mucho la población de estos animales. El tiburón ballena es lento en cuanto a su reproducción y alcanza su madurez sexual alrededor de los 30 años.

Fuente: Sail &Trip