El Canal de Panamá analizará en octubre la posibilidad de construir una nueva ampliación que implique el levantamiento de un cuarto juego de esclusas.
“Ya tenemos un equipo pequeño conformado para hacer estudios. Nos habíamos enfocado en culminar y poner a operar la ampliación, pero después de dos meses de operaciones ya nos sentimos cómodos para explorar nuevas alternativas de crecimiento”, señaló el administrador de la vía acuática, Jorge Luis Quijano, durante una visita a las nuevas esclusas de Cocolí, en la vertiente del Pacífico.

La ampliación de la vía interoceánica, que se inició en 2007 con un costo inicial de US$5.250 millones, permite el paso del 97 % de la flota mundial de buques.

Las nuevas esclusas, el principal proyecto dentro de las ampliaciones construidas por un consorcio encabezado por la empresa Sacyr de España, fueron diseñadas para que así pudieran ser transitadas por naves de gran envergadura, como las New Panamax, que pueden transportar hasta 13.000 contenedores, es decir, casi tres veces más de la carga que navegaba por las esclusas antiguas.

Desde que se inauguró la ampliación el pasado 26 de junio, ya han cruzado las nuevas esclusas 165 buques, la mayoría de ellos portacontenedores, que en total han pagado “cerca de US$80 millones en peajes”, detalló Quijano.

El administrador de la vía sostuvo en una entrevista que brindó a la agencia EFE en el mes de junio, en vísperas de la inauguración de la ampliación, que a su parecer el cuarto juego iba a ser “necesario”.

Sin embargo, el 8 de septiembre se abstuvo de confirmar aquella declaración al manifestar que “la demanda es la que va a dictar cuándo se va a hacer el cuarto juego de esclusas”, dijo el administrador del canal. “Todavía hay otros trabajos que podemos hacer como dragados adicionales para profundizar y ensanchar diferentes aéreas”, señaló.

Fuente: Diario Unión del Marino