Así lo afirmó Guillermo Wade,  Gerente de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas, (CAPYM), en una entrevista exclusiva para el Diario Unión del Marino. Además, destacó que: “Con la derogación de las retenciones a la mayoría de los productos del agro, las condiciones cambiarán para bien”.

El Gerente de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (CAPYM), Guillermo Wade, en una entrevista exclusiva para el Diario Unión del Marino  sostuvo que: “El sector marítimo representa la salida de nuestros productos al mundo y el ingreso del complemento que necesitamos para aumentar nuestra  Infraestructura (a través del mineral de hierro y la palanquilla) y producción (fertilizantes para llegar a la cantidad de nutrientes para que nuestros  suelos no se degraden).

Además agregó “representa también grandes inversiones que producen ingresos divisas país y desarrollo. La Argentina es líder mundial en exportaciones de aceite de soja (43 % del mercado global en 2014), harinas proteicas de soja (44 %) y aceite de maní (34 %); es el segundo exportador mundial de cebada (12 %) y sorgo (18%); es el tercero de poroto de soja (6% del total), harina de maní (15%) y harina de girasol (5%); es el cuarto exportador mundial de maíz (10%) y aceite de girasol (5%); y, el décimo de trigo (1%)”.

Consultado sobre cómo percibe la actividad marítima actual dijo que “hoy todavía la actividad marítima viene golpeada luego de varios años de perder mercados y oportunidades. Con la derogación de las retenciones a la mayoría de los productos del agro, las condiciones cambiarán nuevamente para bien. La Pampa se volverá a teñir de verde con el trigo y ayudará a morigerar los daños que están causando los efectos del Niño”.

“El permitir que se abra la importación temporal dará nuevamente la oportunidad de descargar y transformar en nuestras  fábricas, por ejemplo la soja paraguaya en haronas proteicas y aceites. Las fábricas volverán a operar todo el año. Mejorará el nivel de proteínas en la soja. Solo con esas dos medidas, se abre una esperanza para una mejora sustentable a partir del 2017, ya que el rebalse de los ingresos se invierte en la zona”.

A título de referencia, los embarques de las agroexportadoras de nuestra  zona (San Lorenzo /Rosario) correspondientes al 2015 representaron casi el 81 % de lo que salió por los puertos del país, a saber:

San Lorenzo………………………    42.695.524……   61,25 %

Rosario………………………….….    13.719.778….    19,68 %

Bahía Blanca……………..………    6.224.37……      8,93 %

Quequén…………….………………     3.728.358….      5,35 %

Zárate…………………………………    1.916.413.….      2,75 %

Ramallo………………………….…..    798.490.….        1,15 %

Villa Constitución…..……….…    468.510.….         0,67 %

San Nicolás…………………………     111.911….          0,16 %

San Pedro..…………………………     45.968….           0,07 %

TOTAL…………………………………      69.709.323…  100,00 %

Asimismo, Wade destacó que “la tarea del sector marítimo es una actividad directamente relacionada con la vida humana ya que representa el flujo de alimentos desde los países productores hacia los que no tienen capacidad de producción suficiente, sea por clima o espacio físico, como para alimentar a su población”.

En ese sentido destacó que “como consecuencia de la instalación de los puertos, se desarrollaron muchas empresas con mano de obra especializada. En año pasado desde la CAPYM hemos promovido, y está en pleno funcionamiento, un Observatorio que opera dentro del marco del Ministerio de Trabajo de la Nación. Está compuesto por nuestra cámara, los gremios fluviales (Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), Asociación Argentina de Empleados de la Marina Mercante y Patrones Fluviales de Pesca y Cabotaje), la Superintendencia de Riesgo de Trabajo y la Prefectura Naval Argentina. Hemos avanzado en varios frentes, todos con miras a mejorar las condiciones del ámbito de trabajo y de la seguridad laboral de las personas que desarrollan su actividad en los puertos”.

Consultado sobre ¿cómo se impulsa desde la Cámara el desarrollo del sector? el gerente de CAPYM dijo que: “Nosotros fuimos partícipes, y así se demostró, que resultó más económico y ecológico acercar los buques al área de producción a través del dragado del Río Paraná.Hoy por suerte esto está atomizado con mucha eficiencia y ágil manejo de grandes volúmenes. Con fábricas dentro de los puertos que han permitido una gran baja de costos trasladados en la cadena productiva. Hoy tenemos aquí el mayor polo aceitero del mundo (tiene alguna de las plantas con mayor capacidad individual de molienda del mundo). La infraestructura de las empresas permitió el crecimiento de las cosechas”.

Finalmente, Wade afirmó que: “Es imperioso reducir el creciente aumento de costos de producción, aprovechando la totalidad de la capacidad de despacho y procesamiento. Para que esto suceda se deben llevar a cabo acciones conjuntas entre el Estado y las empresas para mantener la competitividad del sector”.