El acordeonista Raúl Barboza, exponente de la música del Litoral, reaparecerá mañana en la escena porteña para inaugurar un ciclo de conciertos en Café Vinilo, luego de presentarse en algunos festivales populares durante enero en un tránsito que considera natural porque -afirma- toca “con la misma responsabilidad en todos lados, lo que dicta la conciencia y nunca para ganar aplausos”.

“Mi manera de tocar es la misma que tuve en los 71 años que tengo tocando el acordeón. Porque nunca toqué para ganar aplausos. Siempre lo hice con el mismo espíritu, buscando nuevas formas y aquello que me ha ido dictando mi conciencia”, aseguró Barboza en diálogo con Télam.

El músico, radicado en Francia y oriundo de la provincia de Buenos Aires, se presentará en Vinilo, de la calle Gorriti 3780 en el barrio de Palermo, mañana, el jueves 18 y los sábados 13 y 20, siempre desde las 21.

Lo hará en formato de trío, acompañado por Nardo González en guitarra y Roy Valenzuela en contrabajo. No será de la partida el habitual percusionista, Cacho Bernal, ya que la sala tiene que cuidar los decibeles generados para evitar clausuras por parte del gobierno de la Ciudad.

Sobre su forma de aproximarse al hecho musical, Barboza relató en forma pormenorizada su mecánica de trabajo.

“Conversamos con los músicos sobre cómo vamos a interpretar tal o cual tema, pero no nos ponemos a ensayar esos arreglos.

Eso aparece en forma natural en el escenario, esos matices se trabajan en el vivo. Trato de comenzar tocando bajito, ‘pianissimo’, como diríamos en lenguaje musical, para ir ‘in crescendo’ hasta que se genere un espacio que yo llamo ‘respiración´”, explicó.

“Así -agregó- yo comienzo a tocar y luego que la música es reinstaurada, los demás compañeros empiezan a tocar, uno a uno, sin yuxtaponerse, sin querer pasar los cuatro por una puerta en la que sólo pasa uno”.

“Porque la música es libertad de ejecución, en mi entendimiento. Yo toco de esa manera, como una conversación. Y uno debe conversar sin gritar ni gritarse, sin superponerse con el otro”, sentenció.

Barboza volverá a Vinilo luego de haber participado en enero en la Fiesta Nacional del Chamamé, en Corrientes, y en el Festival Nacional de Folclore, en Cosquín, Córdoba.

“La responsabilidad de tocar siempre es la misma y no cambia porque uno esté solo tocando bajo un árbol o ante miles de personas”, afirmó.

“La preparación es la misma. Además, con los años se va acumulando experiencia y la música surge de manera fluida en cualquier ámbito”, dijo.

El acordeonista manifestó que la posibilidad de tocar en Vinilo “no tiene que ver con ganar o no dinero” sino con la posibilidad de presentarse ante un público que “quizá no tiene la posibilidad ni el tiempo de viajar a un festival”.

Barboza, de 77 años, grabó más de 30 discos y se encuentra en preparación de uno nuevo, que se publicará en el mes de julio de este año. Es un habitual invitado de prestigiosos festivales internacionales como el Reading Womad (Inglaterra), Alte Oper Frankfurt (Alemania), Festival Internacional de Jazz de Montreal (Canadá) o el Festival de Montreaux (Suiza).

“Han pasado unas décadas y la gente joven ya acepta mi manera de tocar. Y seguiré tocando, buscando nuevos sonidos, nuevas formas, nuevas fuentes. Mi único deseo es mostrar a la música del Litoral con respeto y dignidad, como lo han hecho tantos que me precedieron”, aseguró.

Fuente: Télam